AstraZeneca ha firmado un acuerdo de colaboración estratégica con Circassia, compañía biofarmacéutica especializada en patologías respiratorias, para el desarrollo y comercialización de los productos Tudorza y Duaklir en Estados Unidos, según ha informado este viernes Almirall, que en julio de 2014 acordó la venta a la británica AstraZeneca de su negocio respiratorio.

En una comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Almirall ha explicado que, en virtud del acuerdo alcanzado, Circassia llevará la promoción de Tudorza en Estados Unidos, con la opción de obtener los plenos derechos comerciales en el futuro. También se le han cedido los derechos de Duaklir en Estados Unidos.

AstraZeneca completará los programas de desarrollo en curso y seguirá fabricando y suministrando ambos medicamentos.

Almirall ha destacado que esta colaboración estratégica con Circassia apoyará el desarrollo y la comercialización de estos dos fármacos en Estados Unidos. "La inversión planificada por Circassia, que incluye doblar su red de ventas en Estados Unidos, y su enfoque dedicado, permitirá maximizar el valor de ambos medicamentos y expandir su alcance a un número mayor de pacientes", ha subrayado.

Está previsto que el acuerdo culmine en el segundo trimestre de 2017.

‘Kisqali’ fue revisado y aprobado bajo la designación de ‘Terapia Innovadora’ de la FDA y los programas de ‘Revisión Prioritaria’.

La Agencia Americana del Medicamento (FDA) ha autorizado ribociclib (Kisqali, registrado por Novartis), en combinación con un inhibidor de la aromatasa, como tratamiento basado en terapia hormonal inicial para el tratamiento de mujeres post-menopáusicas con cáncer de mama avanzado o metastásico receptor hormonal positivo y receptor del factor de crecimiento epidérmico humano 2 negativo (HR+/ HER2-).

Se trata de un inhibidor de CDK4/6 aprobado en base a un ensayo de Fase III de primera línea que alcanzó su objetivo primario de forma prematura, demostrando una mejora estadísticamente significativa en la supervivencia libre de progresión (SLP) en comparación con letrozol más placebo en el primer análisis intermedio preplanificado.

Kisqali es un emblema de la innovación que Novartis sigue aportando para las personas con cáncer de mama metastásico HR+/ HER2. En Novartis estamos orgullosos del completo programa clínico para Kisqali que ha llevado hasta la aprobación de hoy y de la nueva esperanza que este medicamento representa para los pacientes y sus familias”, ha comentado el CEO de Novartis Oncology, Bruno Strigini.

El ensayo, que incluyó 668 mujeres post-menopáusicas con cáncer de mama avanzado o metastásico HR+/HER2- que no habían recibido terapia sistémica previa para el tratamiento de su cáncer de mama avanzado, demostró que Kisqali en combinación con un inhibidor de la aromatasa, letrozol, reduce el riesgo de progresión o muerte en un 44% frente a letrozol más placebo.

La aplicación va a permitir el control remoto por medio de los equipos de cuidados de la salud.

El acuerdo refuerza la alianza existente entre las dos compañías, establecida en el año 2011, por medio de la ampliación del espectro y geografía.

Sanofi y Voluntis anunciaron hoy un acuerdo no exclusivo para proporcionar soluciones digitales de valoración de insulina, mostrando una aplicación en teléfono móvil diseñada para ayudar a mejorar la toma de decisiones y auto-tratamiento de la diabetes de tipo 2 en personas con insulina basal.

La alianza mejorará la experiencia de Sanofi en el suministro de los tratamientos innovadores para las personas que padecen diabetes y la experiencia de Voluntis en la creación del software de acompañamiento. Sanofi y Voluntis lanzarán programas piloto utilizando la aplicación de teléfono móvil en Norteamérica y varios países de Europa. La aplicación recibió el permiso de la FDA y la Marca CE en 2016.

Sanofi y Voluntis han trabajado de forma conjunta durante varios años para desarrollar soluciones digitales innovadoras. Su alianza comenzó en 2011 con el desarrollo de Diabeo®, un dispositivo de software médico que ayuda a las personas con diabetes en Francia a gestionar su tratamiento de bolo basal.

"Estamos encantados de ampliar nuestra colaboración a largo plazo con Sanofi", afirmó Eric Elliott, presidente de Voluntis y antiguo consejero delegado de Prime Therapeutics. "Esta nueva fase de nuestra asociación con un líder mundial dentro de la diabetes nos va a ayudar a proporcionar las herramientas digitales de valoración y llevarlas a las manos de los proveedores y sus pacientes".

"Además, los productos terapéuticos digitales permiten a los fabricantes y pagadores comprobar si su métrica de valor agregado se ha conseguido, ayudando en la reducción de los costes sin comprometer los resultados y su acceso. Aseguran que los medicamentos de prescripción proporcionan los efectos para los que se han llevado al mercado", continuó Elliott.

"Pese a la disponibilidad de nuevos medicamentos para el tratamiento de la diabetes, creemos que los resultados no son lo suficientemente mejorados y que más de la mitad de los pacientes no están controlados correctamente", destacó Peter Guenter, vicepresidente ejecutivo de diabetes y cardiovascular de Sanofi.

"Teniendo en cuenta esto, Sanofi se centra en una aproximación que va más allá de la pastilla. Sabemos que el tratamiento de la diabetes es un trabajo de tipo 24/7, y reconocemos que es necesario desarrollar las herramientas adecuadas para  conseguir los mejores resultados. La alianza a largo plazo que tenemos junto a Voluntis nos va a ayudar a conseguir este objetivo", concluyó Guenter.

Acerca de la diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica caracterizada por unos niveles de azúcar en sangre elevados que originan una producción no adecuada o el uso de insulina. En 2014, se estimó que 29 millones de americano y 422 millones de personas en todo el mundo padecen diabetes. Entre el 90% y el 95% de estas personas padecen diabetes de tipo 2 y el 29% toma insulina.

Pese a estar suministrados con medicamentos eficaces, más de la mitad de ellos no cumplen con los objetivos recomendados para un control glucémico. Los principales factores contribuyentes incluyen los retos con el inicio de la insulina y la valoración. Debido a las complicaciones asociadas a la diabetes, su coste anual total en Estados Unidos alcanza los 245.000 millones de dólares. Optimizar la adherencia a los medicamentos de la diabetes se reconoce como una de las formas más eficaces de controlar los gastos de la enfermedad. La oportunidad de ahorro de cuentas en Estados Unidos se estima en 4.690 dólares por paciente y año. 

La farmacéutica Bristol-Myers Squibb de México denunció la supuesta falsificación del medicamento ampicilina, con nombre comercial Pentrexyl, fabricado por ese laboratorio.

De acuerdo con una notificación que interpuso ante la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), Bristol-Myers Squibb encontró piezas de ese fármaco con un lote y fecha de caducidad modificados, por lo que no las reconoce como propias.

En la denuncia sanitaria indica que hay diferencias en el color del empaque, que va de un verde intenso, en el original, a un verde tenue en el producto irregular.

Además, la farmacéutica Bristol-Myers Squibb de México indicó que sus cápsulas son rojas con gris y en ambos colores las rodea la leyenda “BRISTOL”, en mayúsculas, “500 mg”, mientras que en el producto apócrifo la parte gris dice “Bristol” en minúsculas y la sección roja solo incluye la leyenda “500”.

El número de lote correcto debe ser 3K02348, con fecha de caducidad SEP 2015, pero el medicamento falso tiene el número de lote 3X02348, con fecha de vencimiento SEP 2019.

Otras anomalías son el precio máximo al público, fijado en 254 pesos para el fármaco original y en 280 para el irregular.

Por esa denuncia, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios lanzó una alerta sanitaria en su página de Internet, donde recomienda a la población no adquirir ni usar el fármaco si no cuenta con las características del original antes descritas, debido a que puede generar un riesgo a la salud, pues se desconoce el contenido de ingredientes, reacciones adversas, así como las condiciones sanitarias en las que fue fabricado.

La Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios indicó que continuará con las acciones de vigilancia para evitar la venta de productos riesgosos, a través de la clausura de establecimientos que los distribuyan o comercialicen, asegurando los productos ilegales e imponiendo sanciones, que pueden ser superiores al millón de pesos.

Hoy es presentada oficialmente en Colombia la compañía Altadis Farmacéutica, fruto de una alianza entre la portuguesa Tecnimede Group y Altea Farmacéutica, que espera ser la puerta de entrada a Latinoamérica.

La compañía colombiana nació en el 2011 con la compra de la planta farmacéutica de Merck S.A y produce, por maquila, a varias multinacionales del sector para producción local y para exportar. La inversión inicial, la cual hace para instalarse y empezar a competir en el mercado, asciende a los $ 2.500 millones. Y en los próximos dos años espera invertir $ 3.000 millones más.

Juan Carlos Mejía -foto- gerente de Altadis Farmacéutica, explicó que la meta de la compañía en este primer año de operaciones es lograr una facturación de $ 3.500 millones y cubrir un 6% del mercado. Altadis Farmacéutica va a incursionar en cinco áreas terapéuticas, inicialmente con medicamentos para el sistema nervioso central y cardiología, productos que ya cuentan con los registros sanitarios exigidos por la ley.

Igualmente, estarán en su portafolio inmunomoduladores (productos que modulan la respuesta del sistema inmune). También está trabajando para obtener los registros en sus productos biotecnológicos y dedicados a la Oncología. En su plan de negocios está cubrir el mercado institucional y el de ‘retail’, explicó Mejía.

Sobre las proyecciones que tiene la marca para crecer en el sector, no descarta que entre el 2019 o 2020 llegue a producir en Colombia. Igual, en su plan de negocios está desarrollar los mercados vecinos de Perú, Venezuela y Ecuador, siendo el país la puerta de entrada al mercado latinoamericano con la marca Altadis.

Juan Carlos Mejía, señala que Altadis Farmacéutica se propone ayudar a que los médicos tengan más opciones terapéuticas con los productos que tiene Tecnimede en Europa. Explica que el nuevo laboratorio propone el concepto de un genérico de marca.

Esto significa que “hay una marca, un respaldo, una calidad, un grupo de visitadores que va al médico y hay capacitaciones. Se trata de un genérico que cuenta con una estrategia comercial de marca. Eso implica una inversión mayor. Es un intermedio en el mercado que al cuerpo médico le satisface porque sabe de la buena calidad, con un precio diferencial”, puntualiza el directivo.

Señala que si bien hoy existe preocupación en el sector de la salud por el alto costo de los medicamentos y las políticas de financiación, es importante llamar la atención sobre la importancia de contar con productos que aseguren calidad y que impacten menos los costos del sistema.

Fuente:

Portafolio.co

Almirall ha firmado un acuerdo de desarrollo y suministro así como una licencia de tecnología a largo plazo con Symatese, compañía innovadora de dispositivos médicos, con más de 30 años de experiencia en el mercado de la Estética.

Almirall S.A., compañía farmacéutica global con sede en Barcelona, y Symatese, empresa líder en el desarrollo y la fabricación de dispositivos médicos innovadores, con más de 30 años de experiencia, han anunciado hoy un acuerdo de colaboración global para el desarrollo y la comercialización de productos personalizados en el campo de la Estética.

Según los términos de la colaboración, Symatese concede a Almirall una licencia exclusiva para la comercialización en todo el mundo de una nueva gama de rellenos faciales con Ácido Hialurónico, a cambio de un pago inicial de €7,5 millones y los posteriores pagos asociados a hitos relevantes, royalties y otros hitos relacionadas con ventas.

En línea con la estrategia de Almirall de seguir construyendo su presencia en el campo de la Estética, este acuerdo representa no sólo una atractiva oportunidad de entrar en el mercado de los rellenos faciales inyectables con una tecnología diferenciada; sino que además establece una colaboración a largo plazo con un desarrollador líder de dispositivos médicos para aplicaciones estéticas.

Inicialmente, las actividades se enfocarán en el desarrollo de una nueva tecnología de transformación basada en Ácido Hialurónico. Esta tecnología permitirá a Almirall ofrecer una gama nueva, segura, eficaz y versátil de rellenos faciales dérmicos, que cubrirá las necesidades de los pacientes al reemplazar el volumen facial perdido con resultados previsibles, naturales y satisfactorios.

Sobre este acuerdo, Eduardo Sanchiz, CEO de Almirall, ha comentado: "Tras la adquisición de ThermiGen, líder en el mercado de dispositivos de energía de radiofrecuencia, con esta colaboración Almirall continúa avanzando en línea con su dirección estratégica orientada a la Dermatología y a la Medicina Estética. Esta colaboración a largo plazo con Symatese, un desarrollador líder de dispositivos médicos, garantiza a Almirall el acceso a futuras innovaciones para el mercado de rellenos dérmicos, cubriendo, de esta forma, las necesidades no satisfechas de nuestros clientes”.

Mercado de relleno dérmico

El mercado del relleno dérmico ha mostrado un crecimiento significativo en la última década y se prevé que alcance los €2.400 millones en el año 2022 en todo el mundo. El relleno a base de Ácido Hialurónico actúa como una almohadilla hinchada que da soporte a las estructuras faciales y tejidos que pueden haber perdido su volumen o elasticidad debido al proceso natural del envejecimiento.

También aporta hidratación a la piel para mantenerla fresca y flexible. Los rellenos de Ácido Hialurónico representan aproximadamente el 90% de este mercado. Disponer de una gama de relleno de Ácido Hialurónico es importante en un portfolio de estética, ya que comercialmente crea sinergias con otros productos estéticos.

El dolor visceral es diferente en muchos aspectos al dolor somático o cutáneo, que se produce en los músculos o la superficie de la piel.

Un estudio internacional en el que ha participado la Universidad de Granada (España), que ha profundizado en las diferencias entre el dolor visceral originado en órganos internos y el somático -que se produce en músculos o superficie de la piel-, ha demostrado que no todos los analgésicos sirven para tratarlos.

El dolor visceral es una de las causas más frecuentes de consulta médica, se origina en los órganos internos como el tracto gastrointestinal, el corazón, el hígado, los riñones o la vejiga urinaria, y en muchas ocasiones se manifiesta como un dolor en el abdomen debido a daño en estos órganos.

Además, el dolor visceral es diferente en muchos aspectos al dolor somático o cutáneo, que se produce en los músculos o la superficie de la piel, y los fármacos que lo alivian no son útiles para tratar el dolor visceral, por lo que es necesario buscar nuevos fármacos para su tratamiento.

Una colaboración internacional entre científicos de la Universidad de Granada (UGR), el University College London, el National Centre for Bowel Research and Surgical Innovation de Londres y la compañía farmacéutica Pfizer (Cambridge) ha puesto de manifiesto estas diferencias entre el dolor visceral y el somático.

En concreto, los investigadores han descubierto que un tipo de canales de sodio dependientes de voltaje, los denominado "Nav1.7", no están implicados en el dolor visceral.

Sin embargo, hay personas que desde su nacimiento no sienten dolor frente a estímulos cutáneo o somáticos tales como quemaduras o roturas de huesos, entre otros, y se ha comprobado que estas personas sufren una mutación en el gen SCN9A, el cual codifica este canal.

Precisamente, la ausencia de dolor en personas que tienen alterados estos canales han convertido al canal NAV1.7 en una diana potencial para el desarrollo de fármacos y en la actualidad hay muchos grupos de investigación, tanto en las universidades como en la industria, para desarrollar fármacos selectivos y bloquearlos.

Por lo tanto, era esperable que, al bloquear estos canales, las manifestaciones de dolor visceral desaparecieran.

"Sin embargo, utilizando ratones deficientes para estos canales y un fármaco selectivo para bloquear estos canales Nav1.7, se ha conseguido eliminar el dolor somático, pero no el dolor frente a estímulos viscerales", ha explicado uno de los autores de este trabajo y responsable de los estudios en la UGR, Cruz Miguel Cendán.

Los resultados muestran que la búsqueda de nuevos fármacos para tratar el dolor visceral no es una tarea sencilla y destacan la importancia que supone conocer y estudiar los mecanismos concretos que participan en cada tipo de dolor, para así, poder avanzar en el desarrollo de nuevos fármacos analgésicos que sean útiles para tratar a las personas que lo sufren.

El trabajo demuestra por tanto que no todos los analgésicos sirven para tratar todos los tipos de dolor y que se debe seguir avanzando en esta línea de investigación.