Con una cifra de negocios de 63.100 millones de euros, el sector químico tiene un alto potencial para sumergirse en la evolución tecnológica con miras en la industria 4.0. La reducción de costes, aumento de la productividad y automatización de procesos son algunos de los beneficios que el Big Data pueden aportar al sector.