Ninguno de los antibióticos de las dos últimas clases que se han aprobado en los últimos 30 años actúa contra las bacterias más resistentes.

Así lo han avisado desde el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) en el informe 'Resistencia a los antibióticos: cuando el problema va más allá de las patentes'.

Un problema que, además, se acrecienta con el hecho de que cada año más de 50.000 personas mueren en Europa y en Estados Unidos por la falta de nuevos antibióticos y la aparición de resistencias a los actuales.

De hecho, se calcula que si la resistencia a los antibióticos continua creciendo al ritmo actual, en el año 2050 el número de personas que fallezcan por esta causa será diez veces mayor que el actual, superando a los muertos por cáncer.

"En 2014 por cada antibiótico que tenían en el 'pipeline' las farmacéuticas, había 16 productos oncológicos. Además, los 40 millones anuales que pueden generar los antibióticos, es lo que puede llegar a generar sólo un medicamento contra el cáncer", ha argumentado el director de Análisis de ISGlobal y uno de los autores del informe, Gonzalo Fanjul.

Esto se explica, según destaca el trabajo, en que la industria no invierte lo necesario en la investigación de nuevos antibióticos porque es un mercado "limitado", al ir dirigidos a un subgrupo de pacientes que han desarrollado resistencias, y a que la duración del tratamiento es corto, por lo que los beneficios no son tan altos como los alcanzados con otros tratamientos crónicos o de larga duración.

"Apenas el sector privado considera rentable invertir en antibióticos porque cree que hay enfermedades crónicas, como la diabetes o el cáncer, que son más rentables. Por ello, es necesario impulsar la intervención pública para mejorar la inversión", ha apostillado otra de las autoras del informe, Elena Villanueva.

Test de diagnóstico más rápido

Ahora bien, los expertos han reconocido que la concienciación sobre este problema está aumentando entre los estados y organismos oficiales. Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó en 2015 un plan global para combatir la resistencia antimicrobiana en el que se reclamaba la intervención pública para asegurar la investigación y desarrollo en el sector de los antibióticos.

Además, países como Alemania, Holanda o Reino Unido están liderando iniciativas a nivel internacional que aceleren la búsqueda de soluciones a este problema, y ya está sobre la mesa del G7 y el G20.

En este punto, el director de la Iniciativa de Resistencia Antimicrobianas de ISGlobal y jefe del departamento de Microbiología Clínica del Hospital Clínic de Barcelona, Jordi Vila, ha comentado que, aunque se ha mejorado la vigilancia y resistencia a los antibióticos, así como las políticas nacionales de estos fármacos y la prevención de la diseminación de las bacterias, todavía "queda mucho por hacer".

Entre los retos que ha planteado destaca la necesidad de aumentar el desarrollo tratamientos de diagnóstico más rápidos. Precisamente, el ISGlobal está investigando nuevos test para detectar cuanto antes la sepsis o la neumonía, las infecciones que más muertes generan y que en muchas ocasiones están ligadas a un mal uso de los antibióticos.

"Hay que abordar el problema desde un enfoque multidisciplinar que también tome en cuenta factores socioeconómicos y de comportamiento humano", ha apostillado, para zanjar subrayando la importancia de mejorar la educación y formación sobre el uso responsable de los antibióticos entre los médicos de Atención Primaria y los farmacéuticos.

Por 6º Año consecutivo la empresa es reconocida por su compromiso de implementar una gestión socialmente responsable y de mejora continua como parte de su estrategia y cultura.

Mead Johnson Nutrition®, líder mundial en nutrición pediátrica, fue galardonada por sexta ocasión con el Distintivo Empresa Socialmente Responsable ESR® en el marco del “X Encuentro Latinoamericano de Empresas Socialmente Responsables”, llevado a cabo del 2 al 5 de mayo en la Ciudad de México.

El crecimiento de Mead Johnson Nutrition®    en el tema de responsabilidad social empresarial se ha destacado por cumplir exitosamente los indicadores y proceso de autodiagnóstico para la obtención del distintivo: Ética empresarial, Calidad de vida de los colaboradores, Cuidado del medio ambiente y Vínculo con la comunidad.

Lourdes López Zuckermann, Gerente Senior de Comunicación Corporativa y Asuntos Públicos de Mead Johnson Nutrition® para América Latina, recibió el galardón a nombre de la compañía e indicó que “estamos orgullosos de recibir este distintivo que reconoce el trabajo que hemos realizado a lo largo de estos años a favor de la comunidad y es fruto del esfuerzo de todos quienes formamos parte de Mead Johnson Nutrition."

"Para la compañía, los programas de Responsabilidad Social Empresarial son un pilar de las operaciones, por medio de las cuales reafirmamos nuestro compromiso con los niños del mundo de brindarles el mejor inicio en la vida”, añadió López Zuckermann.

Asimismo, Lourdes refrendó el compromiso de la empresa por continuar impulsando los distintos programas de RSE que les permitan seguir impactando de manera positiva a la sociedad.

Durante el encuentro, el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi) y la Alianza por la Responsabilidad Social Empresarial (AliaRSE), reconocieron a las compañías que cumplieron satisfactoriamente con los estándares establecidos en los ámbitos estratégicos de la responsabilidad social empresarial. ‎

De igual forma, Cemefi y AliaRSE destacaron el esfuerzo de las empresas por asumir voluntaria y públicamente el compromiso de implementar una gestión socialmente responsable y de mejora continua como parte de su cultura y estrategia de negocio, las cuales sin duda ayudan a la construcción de un mejor país.

Con este reconocimiento, la empresa líder en nutrición pediátrica continúa avanzando con su compromiso de Responsabilidad Social y de consolidar cada vez más su participación en actividades a favor de la sociedad y las comunidades que más lo necesitan.

Una hormona llamada FGF21 que es secretada por el hígado después de comer dulces puede determinar quién es goloso y quién no, según un estudio que se publica este martes en 'Cell Metabolism'.

Los autores, expertos de 'Novo Nordisk Foundation Center for Basic Metabolic Research' de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, encontraron que las personas con variantes particulares del gen FGF21 eran aproximadamente un 20% más propensas a ser los principales consumidores de dulces y golosinas, como helados, chocolate y chicles, que sus homólogos del estudio.

"Los datos, extraídos de un estudio sobre los estilos de vida y la salud metabólica de 6.500 personas danesas, es una visión realmente sorprendente de la potencial base hormonal de los golosos", dice uno de los investigadores, Mateo Gillum, profesor asistente de Ciencias Biológicas, que dirigió el estudio con Niels Grarup, profesor asociado de Genética Metabólica en la Universidad de Copenhague.

El estudio también plantea nuevas ideas sobre el papel del hígado en el control de lo que comemos, ya que una vez que el alimento ha pasado a través del estómago y el intestino, el próximo órgano que encuentran los nutrientes es el hígado.

"Además de indicar cuándo alejarse de los caramelos, los investigadores especulan que el hígado podría también secretar otras hormonas que guíen de manera más amplia entre las opciones de alimento. Tal vez la saciedad consiste en diferentes vías que controlan diferentes tipos de nutrientes" según Gillum. "Este estudio ha abierto mi mente a cómo este sistema regulador podría funcionar", afirma.

Gillum y colaboradores en la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, descubrieron el papel del FGF21 secretado en el hígado en la regulación de la ingesta dulce en 2015 en estudios de roedores. Los hallazgos coincidieron con los de otro grupo mostrando que la hormona suprime el gusto por lo dulce en primates, pero no estaba claro que la hormona jugase el mismo papel en los seres humanos. "Hemos llegado a este estudio con una pregunta abierta acerca de si esto sería una característica específica de FGF21 en los roedores o algo que podemos ver en la gente", dice Gillum.

Para explorar el papel de la hormona en los seres humanos, Gillum y Grarup utilizaron un estudio llamado Inter99 como una fuente de datos, que había recogido información sobre la dieta aportada por los propios participantes, así como medidas de colesterol sanguíneo y la glucosa de los involucrados. Grarup y Gillum secuenciaron el gen FGF21 en los participantes del estudio.

Dos variantes genéticas asociadas con la ingesta de dulces

Estos científicos pusieron el foco en dos variantes del gen que en la investigación anterior se había asociado con el aumento de la ingesta de hidratos de carbono. De esta forma, encontraron que los individuos con cualquiera de estas dos variantes eran mucho más propensos a consumir mayores cantidades de dulces y caramelos. "Estas variantes están muy sólidamente asociadas con la ingesta dulce", sentencia Gillum.

El estudio también reveló una relación entre estas variantes y el aumento de la ingesta de alcohol y tabaco, pero debe investigarse más para validar la conexión. Sin embargo, el análisis no encontró vinculación con la obesidad o la diabetes tipo 2. "Se ha descubierto que docenas de factores están involucrados en enfermedades metabólicas. En este estudio sólo estamos viendo una pequeña pieza en un gran rompecabezas", plantea Niels Grarup.

Para tener una mejor idea de cómo se comporta la hormona FGF21 en el cuerpo para regular la tendencia hacia lo dulce, Gillum y Grarup diseñaron un estudio clínico para analizar el flujo de FGF21 en la sangre de los voluntarios en respuesta a la ingesta de azúcar. Antes de realizar la prueba, pidieron a los participantes que se clasificaran como golosos o no y se centraron en el estudio de 51 sujetos que eran los más extremos amantes o desapasionados por los dulces.

Los autores midieron los niveles de FGF21 después de un ayuno de 12 horas y luego monitorearon los cambios en los niveles de FGF21 durante cinco horas después de que los participantes bebieron agua azucarada que contenía aproximadamente el mismo azúcar que en dos latas de Coca-Cola.

Aquellos a quienes les disgustaban los dulces presentaban niveles de FGF21 en sangre en ayunas un 50% más altos que sus homólogos golosos, pero tras la ingesta de la bebida dulce, los niveles sanguíneos de FGF21 siguieron las mismas trayectorias y aumentaron aproximadamente a los mismos niveles en ambos grupos.

Para obtener una imagen real de la dinámica, Gillum y Grarup quieren realizar un estudio similar, pero mucho más grande en seres humanos y reunir más información sobre el aumento y la caída de FGF21 en los seres humanos para comprender mejor cómo difiere el comportamiento de la hormona entre los individuos.

El proyecto podría permitirles encontrar otras variantes interesantes del gen FGF21 y también asociar directamente los niveles hormonales con trastornos metabólicos, como obesidad o diabetes tipo 2.

La colaboración está dirigida a desarrollar biomarcadores traslacionales para enfermedades fibróticas, como la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA).

Bristol-Myers Squibb y Nordic Bioscience, una compañía danesa especializada en tecnologías de biomarcadores, han anunciado un acuerdo de colaboración para desarrollar una tecnología de biomarcadores que podría ayudar en el diagnóstico y la monitorización de enfermedades fibróticas, como la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA).

Nordic Bioscience tiene más de 25 años de experiencia en el desarrollo y ensayos clínicos de biomarcadores y dispone de amplios conocimientos sobre reumatología y fibrosis.

Un biomarcador es una molécula que puede utilizarse para diagnosticar una enfermedad o predecir la progresión de la enfermedad o la respuesta al tratamiento.

"Abordar la necesidad creciente de desarrollar herramientas diagnósticas y de monitorización en las enfermedades fibróticas es clave para la estrategia de Bristol-Myers Squibb en el área de la fibrosis. Todo esto está dirigido a ayudar a los pacientes que padecen estos problemas debilitantes", dijo Mike Burgess, director de Desarrollo en Cardiovascular, Fibrosis e Inmunociencias de Bristol-Myers Squibb.

"Seguimos invirtiendo en planteamientos innovadores que nos ayuden a desarrollar métodos más precisos de diagnóstico de enfermedades y monitorizar la progresión. En este sentido, nos complace colaborar con Nordic Bioscience y aprovechar su amplia experiencia en el desarrollo de biomarcadores", señaló el directivo.

"Existe una gran necesidad médica y del desarrollo de fármacos no cubierta de biomarcadores pronósticos y pruebas diagnósticas que evalúen de forma precoz, simple y no invasiva la eficacia de las intervenciones en el campo de la EHNA. Nordic Bioscience está muy orgullosa de comenzar esta colaboración que beneficiará al campo de la fibrosis haciendo avanzar la investigación en los biomarcadores de la fibrosis para el beneficio de los pacientes", dijo Morten Karsdal, consejero delegado de Nordic Bioscience.

Nordic Bioscience es líder en la medición, el desarrollo y la validación de ensayos de colágenos, elastinas y lamininas como biomarcadores de la actividad de la matriz extracelular (MEC). La compañía inventó el telopéptido C-terminal (CTX), un biomarcador que identifica de forma no invasiva a los pacientes con osteoporosis con una alta tasa de pérdida ósea y puede usarse para evaluar la respuesta al tratamiento de la osteoporosis.

Bajo los términos de este acuerdo, Bristol-Myers Squibb y Nordic Bioscience colaborarán en el desarrollo de biomarcadores traslacionales y pruebas diagnósticas para la evaluación de la EHNA en modelos preclínicos y en el contexto clínico de enfermedades fibróticas.

Acerca de la fibrosis y la EHNA

Las enfermedades fibróticas se caracterizan por inflamación crónica que conduce a exceso de depósitos de colágeno y formación de cicatrices en un órgano o tejido. Esta respuesta de cicatrización compromete la función y, en última instancia, conduce a fracaso de los órganos.

La esteatohepatitis no alcohólica (EHNA) puede progresar a cirrosis, carcinoma hepatocelular (cáncer de hígado) e insuficiencia hepática y se espera que sea la causa principal de trasplante de hígado en 2030. La gravedad de la fibrosis hepática (tejido cicatricial en el hígado) se mide en una escala de F0 (normal) a F4 (cirrosis) en una pieza de biopsia hepática.

La mayoría de las compañías farmacéuticas considera que hasta el 50% de todos los lanzamientos de nuevos medicamentos al mercado no cumple con las expectativas de negocio con los que se contaba dentro de los laboratorios.

Así lo pone de manifiesto el último informe de la consultora estratégica Bain & Company, titulado 'Reinventing the Role of Medical Affairs' y que asegura que los laboratorios farmacéuticos continúan desarrollando datos y conocimientos científicos pero los canales de información están cambiando y muchas empresas tienen dificultades para comunicar sus hallazgos de manera efectiva con la creciente gama de partes interesadas que influyen en las decisiones de compra.

Representantes de ventas

Entre las principales conclusiones del estudio también destaca el hecho de que los médicos ya están reduciendo su dependencia de los representantes de ventas y recurriendo a fuentes más científicas de información, y ese cambio es aún más pronunciado entre los médicos más jóvenes.

Paralelamente, el número total de representantes de ventas ha disminuido. En América del Norte, los equipos de ventas en el sector farmacéutico han caído en un 7% entre 2005 y 2011 y se han estabilizado desde entonces. En Europa, han caído un 10% entre 2006 y 2010.

También se refleja que el 88% de los médicos de EEUU y el 83% de los de la UE considera que la evidencia en el mundo real es un criterio superior en la prescripción de fármacos. Sin embargo, clasificar las enormemente crecientes evidencias se ha convertido en una tarea abrumadora, según el informe, y los médicos están luchando con una sobrecarga de datos.

Al mismo tiempo, las herramientas de diagnóstico se están volviendo más sofisticadas y los fármacos cada vez más complejos. Esos acontecimientos han aumentado la necesidad de datos más transparentes sobre el rendimiento de las medicinas, indica el estudio.

FUENTE:

http://www.pmfarma.com.mx/noticias/

Almirall, una de las principales farmacéuticas españolas, pretende alcanzar los 1.000 millones de facturación al cierre de 2018.

En declaraciones a los periodistas tras la Junta General de Accionistas de esta compañía, el presidente de la farmacéutica, Jorge Gallardo -foto- ha explicado que aspira a alcanzar en 2018 esta cifra de negocio "sin contar operaciones corporativas", es decir, teniendo en cuenta simplemente el crecimiento orgánico de la compañía.

Almirall, controlada por los hermanos Gallardo, sumó el año pasado unos beneficios de 75,5 millones y tuvo unos ingresos de 859,3 millones, y para 2017 su previsión oficial es aumentar sus ventas entre un 1 y un 5%, aunque Gallardo ha asegurado que se trata de una estimación "prudente".

Preguntado por si Almirall podría sumar unos ingresos por valor de 1.000 millones de euros en 2018, Gallardo ha apuntado: "Espero que sí". A este respecto, fuentes de Almirall han aclarado que se trata de un objetivo al que aspira la compañía y no de una previsión oficial de facturación para ese año.

La firma confía en el área dermatológica, que ya aportó el 51% de las ventas netas el año pasado y que será el motor de crecimiento en los próximos años.

Almirall dio un giro a su estrategia como compañía en 2014, cuando llegó a un pacto con la británica AstraZeneca para transferirle los derechos de su negocio respiratorio, entre ellos los de un medicamento contra la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

A preguntas de un accionista, Gallardo ha justificado hoy aquella venta porque Almirall habría necesitado invertir muchos recursos y mucho esfuerzo para poder competir en ese campo con fármacos de compañías mucho más grandes que ella, y AstraZeneca ofreció "lo que habríamos ganado en 10 o 15 años", ha dicho.

Gallardo ha precisado que, fruto de aquel acuerdo, Almirall ha ingresado ya unos 900 millones de dólares como pago inicial y otros 200 más por el cumplimiento de determinados hitos, unos 1.100 millones en total (unos 1.007 millones de euros, al cambio actual).

Desde entonces, Almirall se ha volcado en convertirse en un referente europeo en dermatología, y para ello ha multiplicado las adquisiciones de productos o de compañías de ese ramo, como ThermiGen o Poli Group.

En esta línea, Almirall prevé seguir creciendo en el área dermatológica en los próximos años, gracias, entre otros factores, a la introducción de varios fármacos para tratar la psoriasis crónica.

El primero de ellos, una nueva formulación oral de dimetilfumarato (DMF), espera lanzarlo en los próximos meses, posiblemente después del verano, ha precisado Gallardo, y el grupo confía en que le reporte más de 50 millones de euros en ventas cuando esté totalmente introducido en el mercado.

El segundo (tildrakizumab), cuya licencia europea ha adquirido a la compañía india Sun Pharma, es un biológico que debería lanzarse "en la segunda parte de 2018", y tiene más potencial económico, ya que se prevén picos de ventas superiores a los 200 millones de euros.

En cuanto a las expectativas que tienen puestas en los productos de la compañía de estética ThermiGen, especializada en el sector de la estética, ha asegurado que prevé unos ingresos de unos 100 millones de entre EEUU y Europa en 2018.

Por otra parte, Gallardo ha explicado que Almirall continúa abierta a operaciones corporativas a lo largo de este año y que cuenta con la capacidad financiera suficiente para afrontarlas.

Que salgan adelante o no, ha comentado, dependerá de que "sean interesantes, que nos cuadren bien y que no sean demasiado caras", y ha recordado que recientemente la compañía amortizó obligaciones sénior emitidas en el año 2014 por valor de 325 millones de euros y firmó una línea de crédito "revolving" por un máximo de 250 millones de euros.

"A principios de 2016 nos comprometimos a seguir reforzando nuestra visión de ser una empresa líder en dermatología. Hemos hecho un gran trabajo y vamos por el buen camino", ha destacado Gallardo ante los accionistas.

La farmacéutica Bayer continúa con sus investigaciones en el área oncológica y hoy cuenta con tres tratamientos autorizados contra varios tipos de cáncer, aseguró el vicepresidente de Desarrollo Clínico Oncológico, Mark Rutstein.

Durante la inauguración del Taller Latinoamericano de Oncología para Periodistas, el directivo aseguró que la oncología es un pilar fundamental para el crecimiento de la multinacional alemana.

En los últimos cinco años, expuso, Bayer desarrolló dos alternativas de tratamiento y, por ello, hoy tiene tres terapias diferentes y siete indicaciones aprobadas contra distintos tipos de neoplasias.

Recordó que uno de los agentes terapéuticos es Nexavar (sorafenib), un tratamiento oral para combatir los efectos de cánceres renal, hepático y de tiroides. Hoy en día se encuentra en fase de investigación para el tratamiento de otros tipos de cáncer y para prevenir la reaparición de un tumor maligno en pacientes con trasplante o resección del hígado, comentó.

También está Xofigo (Radio 223) para el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la castración con metástasis óseas, el cual ha demostrado mejorar la sobrevida global, retrasar la aparición del primer evento sintomático relacionado a hueso y disminuir el dolor óseo. Refirió que esta molécula está siendo evaluada en diferentes variantes del cáncer de próstata, de mama metastásico y en el mieloma múltiple.

El vicepresidente de Bayer puntualizó que el tercero -Stivarga- es un inhibidor multiquinasa administrado por vía oral para el tratamiento de pacientes adultos con cánceres colorrectal y gastrointestinal metastásicos. Resaltó que las tres terapias han sido aprobadas por las autoridades sanitarias de México, al otorgar mejor calidad de vida de los pacientes.

Rutstein resaltó que la farmacéutica alemana seguirá invirtiendo para duplicar su portafolio mediante el desarrollo de varias plataformas con compuestos que muestren un sólido potencial para convertirse en tratamientos prometedores.

México segundo país de Latinoamérica con mayores ventas

México es el segundo país de Latinoamérica que dejó mayores ventas a la farmacéutica Bayer, al aportar 260 millones de los mil 34 millones de euros facturados en 2016. Después de dar a conocer los resultados financieros del año pasado, el vicepresidente de la división Pharmaceuticals de Bayer en Latinoamérica, Eduardo Magallanes, precisó que la aportación mexicana representa 25% del total recaudado.

Dijo a Notimex que los ingresos obtenidos de México se han mantenido estables y que la farmacéutica alemana tiene altas expectativas del país, pues depende de él para entregar sus resultados a nivel Latinoamérica.

No obstante, Magallanes refirió que la mitad de los mexicanos enfrenta dificultades para tener acceso a los fármacos, debido a los desafíos económicos que padecen las diferentes instituciones de salud para costear algunas terapias.

“Ahí es donde tenemos que trabajar con los gobiernos (...) para encontrar alternativas y estar presente para atender esas necesidades insatisfechas”, comentó el directivo. A nivel regional, indicó, la multinacional alemana reportó un incremento de 11% en la facturación, con lo cual continúa su trayectoria de crecimiento de los últimos cinco años.

Señaló que la venta de los tratamientos innovadores, como el anticoagulante oral Xarelto (rivaroxabán) y Eylea (aflibercept), son los de más contribución para el crecimiento de la compañía.