Diseñan robot capaz de transportar medicamentos al interior del cuerpo humano

Profesores de la universidad de Hong Kong han diseñado un robot diminuto capaz de transportar hasta cien veces su peso que podría ser utilizado para la administración de medicamentos dentro el cuerpo humano.

La investigación, publicada ese mes en la revista científica Nature Communications, ha dado como resultado un pequeño mecanismo electromagnético compuesto de patas similares a las de las orugas capaz de moverse a través de los tejidos y sangre del cuerpo humano.

El robot está fabricado con un material similar a la silicona y lleva incrustada unas partículas magnéticas que le permite ser controlado de forma remota mediante fuerzas electromagnéticas y que le da capacidad para moverse en múltiples direcciones.

La textura suave de la pieza le otorga una versatilidad al producto de modo que es capaz de variar en tamaño y formas para poder ser empleado en diferentes aplicaciones médicas.

El estudio expone el reto que hasta ahora supone hacer mover un aparato por control remoto dentro del cuerpo humano, dada la textura cambiante de los tejidos que lo componen.

Las múltiples patas del robot ayudan a disminuir significativamente la fricción, dado que las milimétricas extremidades reducen su área de contacto, de modo que el aparato puede moverse de manera más eficiente dentro de las superficies internas del cuerpo, ya estén sumergidas o revestidas de fluidos corporales como sangre o moco.

"La locomoción y la buena capacidad para cruzar obstáculos hacen que este robot sea adecuado para aplicaciones en un entorno hostil, como por ejemplo el de suministro de medicamentos dentro del cuerpo o para llevar a cabo una inspección médica", dijo a la revista especializada el profesor Wang Zuankai, del Departamento de Ingeniería Mecánica de la universidad City de Hong Kong y uno de los creadores del novedoso robot.

Las patas puntiagudas, de menos de un milímetro de largo, simulan a las de un cabello y su diseño sigue las estructuras de las piernas de cientos de animales terrestres que fueron analizados durante el estudio.

"La mayoría de los animales tienen una relación entre la longitud y el espacio de las piernas de 2: 1 a 1: 1. Nosotros decidimos crear nuestro robot con una proporción de 1: 1", explicó Shen.

El robot además es capaz de sortear obstáculos gracias al material empleado, que le permite levantar un extremo de su cuerpo para formar un ángulo de hasta 90 grados, y además puede transportar una carga cien veces más pesada que él mismo, solo comparable a la fuerza de una hormiga.

A un paso de poder probar el robot en animales y seres humanos, los investigadores trabajan ahora en encontrar un material biodegradable que pudiera descomponerse dentro del cuerpo humano.

Fuente: elespectador.com / imagen: internet