OMS: siete verdades que debes conocer si te automedicas con antibióticos

Organización Mundial de la Salud advierte los peligros de consumir estos fármacos sin orden de un médico.

 

El consumo de antibióticos puede resultar problemático si no se realiza bajo supervisión médica. Pese a ello, muchas personas los consumen sin receta porque creen una serie de mitos que son muy extendidos. 

En ese contexto, cada año la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace un llamado general para “solo tomar antibióticos si han sido recetados por un profesional de salud”, ya que “mediante el uso responsable de antibióticos las personas no solo obtendrán el mejor tratamiento, sino que también contribuirán a reducir la amenaza de la resistencia a los antimicrobianos”

Estos son los sientes mitos más frecuencias sobre el consumo de antibióticos, según la OMS.

1. Sirven para curar cualquier enfermedad. 
Falso. Los antibióticos curan solamente enfermedades de origen bacteriano, no curan un dolor de espalda o un resfriado común de origen vírico, por ejemplo.

2. No tienen efectos secundarios.
Falso. Sí, los tienen. En algunos casos, estos efectos secundarios pueden pasar desapercibidos. En otros casos, se puede presentar diarrea, nauseas, y reacciones alérgicas.

3. Los antibióticos caros son los mejores.
Falso: los antibióticos tradicionales y baratos, las penicilinas por ejemplo, tienen todavía mucha utilidad para combatir infecciones bacterianas.

4. El antibiótico que elimina más bacterias, es mejor. 
Falso. No, no es así. El cuerpo humano tiene un gran número de bacterias cuya actividad es beneficiosa para el organismo. Y si las elimina el antibiótico, tendremos un impacto negativo en nuestra salud.

5. Se puede usar los que sobraron de ocasiones anteriores.
Falso. No, no se deben usar ya que cada persona y cada tratamiento son diferentes. El profesional de salud o el médico debe decidir sobre la cantidad y duración del tratamiento con antibióticos.

6. La resistencia a los antibióticos ocurre cuando el cuerpo se vuelve resistente a los antibióticos.
Falso: de hecho, las bacterias, no los humanos o los animales, se vuelven resistentes a los antibióticos y su reproducción o multiplicación en el cuerpo causa infecciones difíciles de tratar.

7. La resistencia a los antibióticos es solo un problema para las personas que toman antibióticos
Falso: de hecho, cualquier persona, de cualquier edad, en cualquier país puede contraer una infección resistente a los antibióticos.

Fuente: https://larepublica.pe - Imagen de: internet