El futuro del tratamiento de la diabetes pasa por la epigenética y las células madre pluripotenciales

Este martes, 14 de noviembre, se celebra el Día Mundial de la enfermedad. 

Más de 415 millones de pacientes en todo el mundo, cinco millones en España. Son las cifras de una enfermedad, la diabetes, cuyo Día Mundial se celebra este martes, 14 de noviembre. Una patología contra la que la industria farmacéutica combate, al lado de pacientes y profesionales sanitarios, desde los años 20 del pasado siglo, cuando se desarrollaron y comercializaron las primeras insulinas.

En estas nueve décadas, los tratamientos contra la diabetes han evolucionado en progresión geométrica y han logrado cronificar la enfermedad y mejor notablemente la vida de los pacientes para los que el diagnóstico, hasta principios del siglo pasado, era una segura condena a muerte. De las insulinas de origen animal a las de ingeniería genética, pasando por la metformina, las glinidas y otras moléculas. Es el amplio abanico terapéutico disponible hoy para conseguir, junto con los hábitos de vida saludables, un pronóstico estable y con elevados estándares de calidad de vida.

El de la diabetes es un campo en el que, como reza la iniciativa europea #wewontrest, la industria farmacéutica no deja de trabajar e investigar de forma colaborativa con centros públicos y privados para mejorar los tratamientos con un objetivo único: la curación de la enfermedad.

Genes candidatos

En el futuro inmediato, el abordaje terapéutico personalizado de la diabetes contará con un nuevo aliado: la epigenética. El estudio de los cambios epigenéticos en las personas con diabetes, tanto en grupos de riesgo antes de que la enfermedad se haya desarrollado como cuando ya está establecida, ayudará a identificar más genes candidatos que son regulados por factores epigenéticos y que podrían dar paso a nuevas terapias personalizadas.

También se están investigando nuevas moléculas estimulantes de las células beta pancreáticas como los activadores de la glucoquinasa y fármacos destinados a corregir los defectos de las células alfa y beta pancreáticas. La investigación en agentes farmacológicos que podrían selectivamente restaurar el balance energético es actualmente una perspectiva emocionante para futuros tratamientos para las personas con diabetes mellitus tipo 2.

La investigación avanza también en relación a las células madre pluripotenciales capaces de reparar el daño de las células beta de los islotes en pacientes diabéticos para tratar personas con diabetes mellitus tipo 1. El futuro es prometedor pero, como ha sido hasta ahora la lucha contra la enfermedad, todo este esfuerzo sólo será fructífero si avanzan de forma conjunta y coordinada profesionales sanitarios, pacientes e industria farmacéutica.

 

Fuente: http://www.imfarmacias.es