Un betabloqueante muestra propiedades protectoras contra el cáncer

Un nuevo estudio encuentra que el carvedilol, un fármaco típicamente empleado para tratar la presión arterial alta, puede proteger contra el daño celular inducido por el sol que conduce al cáncer de piel.

Los investigadores descubrieron de manera accidental las características de lucha contra el cáncer del beta-bloqueador después de un error en el laboratorio.

La estudiante, graduada de la Universidad de Farmacia de Ciencias de la Salud de la Universidad de Ontario Occidental, en Canadá, Sherry Liang, presentará los nuevos hallazgos en la reunión anual de la Sociedad Americana de Farmacología y Terapéutica Experimental que tiene lugar durante la reunión de Biología Experimental 2017, que se celebra hasta el miércoles en Chicago, Estados Unidos.

"Lo que comenzó como un error experimental llevó a un descubrimiento científico muy interesante", afirma Ying Huang, colíder del equipo de investigación con Bradley T. Andresen. "Nuestra investigación podría conducir al desarrollo de una clase de nuevos agentes preventivos del cáncer", añade.

Las propiedades contra el cáncer de carvedilol fueron descubiertas cuando un exestudiante graduado en el laboratorio de Huang estaba estudiando si el carvedilol y los beta-bloqueantes similares podrían aumentar el riesgo de cáncer. El estudiante probó inadvertidamente el efecto anticancerígeno del carvedilol en lugar de su capacidad para promover el cáncer, encontrando que el carvedilol mostró sorprendentemente algunos efectos protectores contra el cáncer de piel.

Los investigadores entonces realizaron experimentos con cultivos celulares y ratones para ver si el carvedilol podría prevenir el cáncer de piel causado por la radiación ultravioleta B (UVB), la parte de luz solar que tiende a dañar las capas epidérmicas superiores de la piel y juega un papel clave en el desarrollo del cáncer de piel.

Podrían desarrollarse cremas solares con carvedilol 

Los autores descubrieron que el carvedilol mostró un efecto protector en células de piel de ratón cultivadas expuestas a UVB y en ratones sin pelo que recibieron el fármaco después de la exposición a UVB. Los experimentos mostraron que el carvedilol actúa protegiendo las células contra el daño causado por el cáncer y la muerte celular producida por UVB.

Ratones sin pelo expuestos a UVB y a los que se les suministró carvedilol mostraron disminuciones en la severidad y número de tumores que desarrollaron en comparación con aquellos que no recibieron carvedilol. Los estudios con roedores también mostraron que el carvedilol retardó la formación de tumores cutáneos más que la protección solar.

Los científicos también descubrieron que no todos los bloqueadores beta muestran propiedades preventivas del cáncer, lo que indica que los beta-bloqueadores que combaten el cáncer probablemente actúan sobre moléculas aún no identificadas. "Tenemos datos preliminares que indican que los objetivos celulares de carvedilol no están relacionados con los receptores beta-adrenérgicos que son los objetivos comúnmente aceptados para todos los betabloqueantes -detalla Andresen-. Probablemente, apunten a mecanismos inesperados involucrados en el desarrollo del cáncer".

Los investigadores pretenden incorporar carvedilol o beta bloqueantes similares en una crema de piel o espray que se pueda utilizar para prevenir el cáncer de piel que se origina de la exposición a la luz UV. El tratamiento actuaría sobre la piel sin afectar a la presión arterial y la frecuencia cardiaca, que son comúnmente alteradas por los betabloqueantes. Entender los mecanismos de acción del carvedilol también podría ayudar a diseñar tratamientos completamente nuevos que apunten a estos mecanismos sin introducir ningún efecto cardiovascular.