Diagnóstico precoz y adherencia al tratamiento, claves para déficit de hormona crecimiento

El diagnóstico precoz y la adherencia al tratamiento son factores claves en el abordaje de los niños con déficit de hormona de crecimiento, según ha indicado la presidenta de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP), Beatriz García Cuartero.

La doctora ha querido destacar, en el encuentro 'Retos en el abordaje de los trastornos de crecimiento' celebrado este jueves, que si el trastorno asociado al déficit de hormona de crecimiento en niños es diagnosticado a tiempo puede ser tratado con unos resultados favorables.

Por este motivo, el papel del pediatra es esencial, es quien debe controlar al paciente de forma periódica y, en el caso de observarse una disminución en la velocidad del crecimiento, el paciente deberá ser derivado al especialista para empezar el tratamiento lo antes posible y mejorar así la respuesta.

La doctora también ha expuesto la necesidad de respetar la decisión del clínico que prescribe el tratamiento y no dejar que esta decisión se vea condicionada por criterios economicistas, ya que este tratamiento es caro.

Otro punto clave es la adherencia al tratamiento del paciente que es muy baja, tal y como ha apuntado la directora médico de Merck, Isabel Sánchez Magro. "Debido a que el paciente es un niño y a que el tratamiento puede prolongarse durante muchos años, es frecuente que se pierda la adherencia al mismo", ha explicado.

En el suministro de este tratamiento tiene también un papel clave el farmacéutico hospitalario aunque cabe destacar que el único que puede preescribir la hormona del crecimiento es el médico especialista.

El tratamiento suele durar hasta los 14 o 15 años de edad del paciente siempre y cuando respondan al mismo. El mayor crecimiento se observa durante el primer año en el que se ha iniciado el tratamiento, después se estabiliza.

Por su parte, Sánchez Magro también ha querido destacar el papel que desempeña en el tratamiento la telemedicina, que permite que el paciente no tenga que desplazarse constantemente a la consulta.

Un cómic para concienciar

Con el objetivo de revertir esta situación y ayudar a los niños a superar la dificultad que conlleva convivir con la desventaja de crecer a un ritmo diferente al resto, Merck ha puesto en marcha la campaña 'We are guardians'.

Esta iniciativa utiliza como metáfora la figura del superhéroe en un cómic con el que pretende transmitir a los pacientes la importancia que tiene el paciente en su propio tratamiento, que adopten un papel activo y se conviertan en protagonistas de esta aventura.

En este proyecto se reconoce el papel que cumple el entorno del menor, quienes están implicados de forma directa en su tratamiento. En el cómic su familia y el equipo sanitario están dotados de superpoderes y comienzan a ser guardianes en el crecimiento del paciente.

Ante esta patología, la doctora García Cuartero ha querido destacar que los padres deben tener una actitud positiva, "desviando su atención hacia otras cualidades que el menor tenga para que vea que no todo en la vida es el crecimiento o la talla".

1 de cada 3.800 niños afectados

Los trastornos del crecimiento afectan aproximadamente a 1 de cada 3.800 niños nacidos en el mundo y se estima que alrededor del 5% de los niños que acude a consulta de Pediatría tiene una patología relacionada con el crecimiento.

Esta patología acarrea no sólo problemas físicos, sino también psicológicos y sociales que afectan tanto al paciente como a su entorno, especialmente a sus padres.

Además, el déficit de la hormona de crecimiento se asocia también a complicaciones matabólicas, "estos niños pueden presentar un aumento en factores de riesgo cardiovascular y alteración de la composición corporal", ha explicado García Cuartero.