Llega a México Gial, fitomedicamento para el tratamiento de la rinitis alérgica

  • 15% de la población padece rinitis alérgica

 

México, D.F., a 14 de mayo de 2015.- La rinitis alérgica es una de las enfermedades que va en aumento a nivel mundial. De acuerdo al estudio ISAAC III, realizado en diversos países, se estima que alrededor del 40% de la población en el mundo padece rinitis alérgica. En México, se calcula que más del 15% de la población sufre esta enfermedad, colocándola como un problema de salud pública.

 

La rinitis alérgica es la inflamación de la mucosa nasal, causada por la exposición a alérgenos que se encuentran comúnmente en el medio ambiente, tales como el polen, polvo casero, ácaros, malezas, pastos y árboles, ocasionando una reacción antígeno-anticuerpo. Los principales síntomas son congestión y prurito nasal, escurrimiento acuoso por la nariz, estornudos frecuentes o de repetición, así como comezón en ojos y oídos, y ojos llorosos.

 

 

“Aunque todas las personas somos susceptibles de padecerla, esta enfermedad afecta principalmente a gente joven: más del 50% de los menores afectados oscilan alrededor de los 14 años, y un poco más del 30% se ven afectados entre los 15 y 30 años. Cabe destacar que existen pequeños porcentajes de afectación en edades mayores”, resaltó el Dr. Andrés Sánchez, Otorrinolaringólogo miembro de la Federación Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (FESORMEX).

 

En lo que respecta a tratamientos, el Dr. Andrés Sánchez mencionó que existen guías de tratamiento resultado de consensos mundiales como ARIA y Guía de Rinitis Alérgica de la Academia Americana, entre otros, en los cuales se sugiere el uso de antihistamínicos, esteroides sistémicos e intranasales, así como descongestivos tópicos y sistémicos, los cuales son auxiliares en el control de los síntomas. De igual manera, las guías apoyan el uso de los tratamientos a través de vacunas para un control definitivo de la rinitis alérgica.

 

“Sin embargo, hoy en día surgen nuevas alternativas para el tratamiento, tal es el caso del fitomedicamento Gial, el cual viene a apoyar este arsenal terapéutico para controlar la rinitis alérgica”, destacó el Dr. Andrés Sánchez, y puntualizó:

 

“Este fitomedicamento es un antialergénico integral cuyo mecanismo de acción ayuda a disminuir los mediadores inflamatorios del proceso de la rinopatía alérgica, además de permitir al paciente tener una mejoría en cuanto a los síntomas de la enfermedad, brindando un restablecimiento de la salud y bienestar físico”.

 

Por su parte el Dr. Andreas Schapowal, especialista en Otorrinolaringología, Alergología e Inmunología Clínica y Presidente de la Liga de Tinitus de Suiza, dijo que de acuerdo con su experiencia clínica y con los amplios estudios clínicos de Gial, este fitomedicamento “proporciona alivio de los síntomas más importantes de la rinitis alérgica, reduce la liberación de los mediadores inflamatorios e inhibe la síntesis de leucotrienos”.

 

Gial es una nueva  “entidad herbal” – el primer extracto de Petasites hybridus para el tratamiento de la rhinitis alérgica. Elaborado con hojas de Petasites variedad Petzell, ha probado su eficacia en diferentes estudios clínicos, y se ha documentado que no provoca sedación y muestra excelente tolerabilidad

 

El Dr. Andreas Schapowal agregó: “es un fitomedicamento seguro, de acuerdo con pruebas de laboratorio pruebas de laboratorio de rutina, análisis de orina, ECG, datos toxicológicos y pruebas de mutación.” Gial ha sido aprobado en Suiza, Brasil, Corea del Sur, Venezuela y México.

 

Gial es un fitomedicamento desarrollado por Zeller, laboratorio suizo con 150 años de experiencia y una de las compañías farmacéuticas de fitomedicamentos más importantes a nivel mundial. Zeller está especializado en la investigación, desarrollo, producción, registro y comercialización de fitomedicamentos, con buenas prácticas de manufactura farmacéutica. El laboratorio llegó a México hace un año cuatro meses con dos fitomedicamentos Ivel y Remotiv, el primero para trastornos del sueño y el segundo para depresión leve y moderada.