Las vacunas contra el sarampión dan mejores resultados inyectadas que la versión en aerosol

Una vacuna contra el sarampión en aerosol demostró no ser tan protectora como la versión tradicional inyectable en un ensayo clínico de no inferioridad de India.

A los 91 días de la aplicación, el 85,4% del grupo inmunizado con el aerosol y el 94,6% del grupo protegido con la inyección subcutánea eran seropositivos, según publican los autores en New England Journal of Medicine.

Así, el equipo de la doctora Ana Maria Henao Restrepo, de la Organización Mundial de la Salud, llegó a la conclusión de que "la vacuna en aerosol, versus la dosis inyectable, registra tasas estadísticamente inferiores de seropositividad".

"No sería prudente recomendar esta vía de administración como práctica estandarizada", opinó el doctor Glenn Fennelly, jefe de Pediatría de la Facultad de Medicina de Rutger University, Nueva Jersey, y que no participó del estudio.

Henao Restrepo coincidió por vía telefónica desde Conakry, Guinea. Dijo que, aun así, los resultados aportan información importante en la búsqueda para mejorar la vacuna.

Estos resultados surgen mientras las autoridades de salude stán tratando de erradicar el sarampión en varias regiones del mundo y se intenta hallar una vacuna que no demande el entrenamiento y los riesgos asociados con el uso de agujas.

La vacuna en aerosol se desarrolló en México y, desde 1980, se aplicó en más de 4 millones de niños, aunque los datos de efectividad son limitados.

"Ensayos pequeños sugirieron que sería igualmente efectiva", comentó Henao Restrepo. Pero el nuevo estudio, en el que niños de entre 9 y 12 meses inhalaron la vacuna en aerosol durante 30 segundos, demuestra que ni siquiera son comparables.

El perfil de los efectos adversos fue similar en ambos grupos, con un total de 2004 niños de Pune, India, aunque la inflamación de las mucosas de la nariz aumentó significativamente con la vacuna en aerosol.

Para los investigadores, prolongar la exposición al aerosol podría aumentar la efectividad de la vacuna, que también serviría en los niños más grandes.

Fennelly comentó que hay otros desarrollos para avanzar con las vacunas inhalables, quizá con nanopartículas, para aumentar el nivel de aceptación.

La Fundación Bill y Melinda Gates financió parcialmente elestudio.