ONU pide $us 32.000 millones al año para erradicar el sida antes de 2030.

Los nuevos casos de transmisión por VIH cayeron más de un 35 por ciento desde 2000, pero se necesitarán aún 32.000 millones de dólares anuales (29.000 millones de euros) hasta 2020 para lograr acabar con el sida antes de 2030, según Naciones Unidas.

En 2010, la ONU determinó ocho grandes Objetivos del Milenio para 2015, entre ellos combatir el VIH/sida. En este sentido, la lucha de la comunidad internacional contra esta enfermedad logró su meta, gracias a los miles de millones de dólares invertidos, casi la mitad de ellos por Estados Unidos.

 

El último informe de Onusida, presentado el martes por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la conferencia internacional sobre financiación para el desarrollo celebrada en Adís Abeba, indica que las nuevas infecciones por VIH/sida cayeron un 35,5 por ciento entre 2000 y 2014, en los dos millones de personas. En los menores de edad, la caída alcanza un 58 por ciento.

Y, otra buena noticia, los fallecimientos vinculados al sida cayeron un 41por ciento desde el pico de 2004. En 2014, el número de muertos fue de 1,2 millones de personas.

"El mundo ha alcanzado el objetivo 6 (...) Se detuvo y se redujo la epidemia", afirmó Ban Ki-moon.

El informe apunta que los esfuerzos desplegados también permitieron alcanzar el objetivo fijado en 2011, consistente en tratar con antirretrovirales a 15 millones de personas en 2015, contra un millón en 2001.

Aunque el número de personas viviendo con VIH/sida sigue aumentando -36,9 millones en 2014 en alza de 700.000 personas respecto al año anterior-, esto se debe a que actualmente es posible envejecer con esta enfermedad gracias al éxito de las terapias antirretrovirales, más eficaces y de acceso más fácil.

"Poner fin a la epidemia de sida (...) antes de 2030 es ambicioso, pero realista", estimó Ban Ki-moon. 

Sin embargo, "debemos llevar a cabo esfuerzos, al máximo nivel, durante los próximos cinco años", advirtió Naciones Unidas, que solicita una inversión de casi 32.000 millones de dólares anuales hasta 2020, contra los 21.700 millones de 2015.

Para conseguir terminar con la epidemia, la ONU se ha fijado objetivos intermedios para 2020 a través de la fórmula "90-90-90": el 90 por ciento de personas infectadas con el VIH deben saberlo (contra la mitad actual), el 90 por ciento de las personas infectadas deben seguir un tratamiento, y el 90% de quienes siguen un tratamiento deben alcanzar una carga viral indetectable.

Vacuna para el próximo decenio

Gracias a los fondos, Naciones Unidas espera especialmente facilitar el acceso a los tratamientos en todo el mundo e insta a una bajada del precio de las materias primas utilizadas en la fabricación de antirretrovirales, al tiempo que lamenta que sólo dos empresas se repartan el 71 por ciento del mercado de estos medicamentos.

Los expertos urgen a intensificar los esfuerzos para desarrollar estrategias de prevención, entre ellas la distribución de preservativos, la eliminación de la transmisión madre-hijo, la ampliación de servicios para los drogodependientes o, incluso, la erradicación de la violencia contra las mujeres.

El informe critica que, en 2014, 76 países criminalizaban aún las relaciones entre personas del mismo sexo y otros 116 países, a los trabajadores del sexo.

Y Naciones Unidas cuenta con la llegada de una vacuna en el próximo decenio, explicó Michel Sidibé, director ejecutivo de Onusida.

El África subsahariana se mantiene como la región más afectada, con el 70% de los casos y 25,8 millones de personas viviendo con el VIH/sida el año pasado. Tres países registran más de la mitad de las nuevas infecciones en la región en 2014: Nigeria, Sudáfrica y Uganda.

En América Latina, en torno a 1,7 millones de personas vivían con el VIH en 2014, de las cuales unas 87.000 lo contrajeron ese año.

No obstante, las nuevas infecciones se han reducido un 13 por ciento entre 2000 y 2014. Además, las muertes relacionadas con el sida en la región descendieron en el mismo periodo un 29 por ciento.

En cuanto al Caribe, Onusida estima que 280.000 personas vivían con el VIH en 2014.

La bajada en las nuevas infecciones por el VIH en esta región ha sido considerable: un 52% entre 2000 y 2014. En ese sentido, Cuba puede preciarse de ser el único país del mundo que ha logrado la eliminación de la transmisión del virus madre-hijo.

También en ese periodo, el número de muertes relacionadas con el sida en la región se redujo a menos de la mitad.