La OMS desea fortalecer los sistemas de salud.

OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un editorial en el que destaca la necesidad de fortalecer los sistemas de salud para luchar contra la resistencia antimicrobiana y muestra las principales conclusiones alcanzadas por los ministros de Sanidad de Brasil, Senegal, Noruega, Francia, Indonesia, Tailandia y Sudáfrica en una reunión celebrada en Oslo (Noruega) en 2014.

 

Y es que, desde que empezaron a utilizarse los antibióticos, los científicos vienen advirtiendo de que, si no se lleva a cabo una gestión cautelosa del uso de estos potentes fármacos, los agentes patógenos pueden crear defensas contra ellos en poco tiempo. Además, el mundo está cada vez más interconectado y los países no pueden afrontar por separado el problema de las resistencias.

Por ello, el grupo de expertos ha mostrado su apoyo "activo" a los esfuerzos que desde hace años lleva realizando la OMS para elaborar un plan de acción mundial de lucha contra la resistencia a los antimicrobianos. Su objetivo es encontrar formas de mejorar la gestión de estos medicamentos fundamentales para que sigan siendo de utilidad.

Así, han subrayado la importancia de que todas las personas tengan derecho al acceso a antimicrobianos adecuados, eficaces y asequibles siempre y cuando los necesiten; se regule el uso de los antimicrobianos y se base en las necesidades médicas y en un diagnóstico correcto; se disuada activamente del uso inapropiado, innecesario y peligroso de estos fármacos; que las empresas que los fabrican y comercializan se comprometan activamente a promover su uso adecuado e impedir su empleo excesivo e inadecuado; y que, si es necesario, se prohíbe o controle estrictamente su comercialización directa a los consumidores por los fabricantes, importadores y distribuidores.

De hecho, la OMS actúa como plataforma para examinar este problema en interés de la salud pública, en particular a través del mecanismo de los Estados Miembros sobre productos médicos de calidad subestándar, espurios, de etiquetado engañoso, falsificados o de imitación.

Los países que disponen de pocos recursos y tienen sistemas de salud frágiles necesitan especialmente la ayuda de la comunidad internacional para intensificar la prevención y la lucha contra las infecciones y mejorar la gestión de los antimicrobianos. Es necesario alcanzar un compromiso común para mantener las inversiones en los sistemas de salud.

"A través de la OMS y de otros actores, trabajaremos junto con los países necesitados de asistencia a fin de potenciar sus capacidades y sus sistemas, en particular para satisfacer los requisitos del Reglamento Sanitario Internacional. Los antimicrobianos son uno de los descubrimientos científicos más importantes para la humanidad. Nos hacen sentirnos más seguros. Asumimos por tanto la responsabilidad y el compromiso de gestionar y conservar racionalmente este recurso vital para las generaciones venideras", han zanjado